martes, 7 de septiembre de 2010

Zambrano, el lenguaje y la palabra


En el orden de la creación, la palabra, toda ella es el principio sobre todos. Así que en el lenguaje filosófico habría de ser el indiscutible a priori del lenguaje mismo.Y aún más, la garantía de su trascendencia, siéndolo en especial, ya que lo es, de toda trascendencia. Pero ello no puede dejar de lado todo lo que en el lenguaje hay de danza, en su máxima pureza, y de comunicación y de la utilitaria fjación, digamos, de servidor del presente inmediato, de la circunstancia inmediata. Más desde un punto de vista simplemente biólogico, y también biográfico, el lenguaje es anterior a la palabra. La presencia de la palabra para el hombre es una revelación, mientras que el lenguaje está muy emparentado con el lenguaje animal, es decir, con lo simplemente natural. Si la palabra solamente funcionara como lenguaje dentro del lenguaje sería tan sólo la perfección de lo natural. Y esta perfeccion se daría tan sólo por la persecución de ese poro, germen irreductible de trascendencia que reside en toda palabra, y en todo lo que a ella se acerca o se asemeja, hasta tal punto de que se perciba en esta persecución una venganza, ya que la palabra no se deja usar sin más, ser vaciada de su ser y de su sentido.
.....

María Zambrano (1904,Vélez-Málaga-1991,Madrid). De la aurora (Cap. VII: El lenguaje y la palabra, reeditado por Tabla rasa, 2005). Filósofa y ensayista española. Regresa a Madrid en 1984 después de 45 años de exilio (Cuba, Puerto Rico, Méjico, Paris, Roma). Algunas de sus obras: Pensamiento y poesía, 1939. Filosofía y poesía, 1939. El hombre y lo divino, 1953. Delirio y destino, 1953. Persona y democracia, 1988. Los sueños y el tiempo, reeditado en 1998.

3 comentarios:

  1. Hola Agustina, bueno... me voy a atrever a hacer un comentario "cibernético" y de a poco encariñarme con el "sistema"... la verdad es que me gusta tu blog, son interesantes las cosas que subís. Me gustó la definición de "Dibujar" de AC y de hecho la he compartido. Cuando ayer leía esto del lenguaje me acordaba de los entrenamientos en teatro cuando se nos pide que no usemos la palabra para darle lugar a otras formas de lenguaje, y te digo que son unos ejercicios geniales.
    Un abrazo y gracias y seguimos compartiendo. María Pía.

    ResponderEliminar
  2. Gracias,María Pía,por debutar en ésto de los comentarios cibernéticos.Se arma un diálogo entre el texto, el lector, y el mediador. Y todos salimos enriquecidos. Interesante lo que comentás sobre los ejercicios de teatro y la búsqueda de nuevos lenguajes. Pareciese que los lenguajes expresivos,cualquiera sea su índole, se encuentran en un punto: ese vacío, en el caso de Zambrano el de la palabra, para que lo "nuevo", la creación, surja.

    ResponderEliminar